¿Qué es el Veganismo?

peces-veganismo

El veganismo es una actitud de respeto a los intereses de todas las personas, humanas y no humanas.

“El veganismo es la actitud de respeto, en nuestro día a día, a los intereses de las demás personas con las que compartimos el planeta, sin importar quién o cómo sean, es decir, sin importar si son humanas o no, si son machos o hembras, sin importar el color de la piel o el tamaño...”

Respetar los intereses de las demás personas con las que compartimos el planeta implica:

  • No asesinar a alguien, ni pedir a otro/a que asesine:
    • sin importar quién sea la víctima (humana, gallina, sardina, mosquito...).
    • sin importar por qué (para comersela, divertirse, experimentar…)
    • sin importar dónde (matadero, barco pesquero, laboratorio, hogar humano…)
    • sin importar el arma utilizada (pistola, espada, cuchillo, anzuelo o insecticida). 
  • No esclavizar a alguien, sin importar cómo se trate al esclavo/a.
  • No privar de libertad a personas que no hayan cometido delito alguno (humanos, perros, gallinas, peces, ratones…)
  • No obligar a alguien a hacer algo contra su voluntad.
  • Etc.

Por tanto supone:

  • Alimentación sin ingredientes de origen animal, es decir, sin comerse a otra persona ni algo robado a alguien (lácteos, huevos o miel).
  • Ropa y complementos sin piel ni cuero, lana, seda, plumas...
  • Productos de higiene personal, cosmética, etc. sin ingredientes de origen animal, y que no hayan sido testados o experimentados en personas que no hayan dado su consentimiento explícito.
  • No participar en actividades que utilicen a alguien contra su voluntad (zoos, festejos con no humanos, circos especistas, etc.)
  • No asesinar a alguien (mosquitos, ratones, hormigas…), ni privar de libertad a personas que no hayan cometido delitos (perros, peces, pájaros…)
  • No esclavizar a alguien, sin importar cómo se trate al esclavo/a.
  • No obligar a alguien a hacer algo contra su voluntad.

Debemos ser veganos/as por justicia, porque todas las personas merecemos el mismo respeto y consideración, sin importar quién o cómo seamos.

Todas las personas tenemos intereses (seguir viviendo, disfrutar de nuestra vida en libertad, etc.) que no deberían ser infravalorados en función de aspectos arbitrarios como raza, sexo, especie, tamaño, orientación sexual...

Debemos disfrutar de la vida todo lo que podamos, pero sin hacer algo que perjudique a otra persona, salvo que nuestra vida corra verdadero peligro y no haya alternativa ética.

En cuanto a la habitual desconsideración o infravaloración de los intereses de las personas no humanas (debido al especismo), planteemos un supuesto:

Imaginemos que llega un tercer ser a este planeta y es omnívoro, como lo somos las personas humanas ("podemos" alimentarnos con ingredientes de origen animal o vegetal, pero realmente "no necesitamos" nutrientes de origen animal, porque podemos obtener todos los nutrientes de fuentes vegetales). Imaginemos que ven a la especie humana como una más de los millones que habitan este planeta, y no entienden el lenguaje humano (como no entendemos el lenguaje de las gallinas, perros, pájaros, sardinas, hormigas, etc.).

Imaginemos que muchos de ellos nos privan de libertad y asesinan para comerse nuestros cadáveres troceados. ¿Sería justo que nos quitaran la vida cuando son omnívoros y por lo tanto no necesitan alimentarse con ingredientes de origen animal?

Imaginemos que les gusta la leche de humanas y, aunque no la necesitan para estar sanos, siguen bebiéndola (o haciendo quesos y yogures con leche humana). Para ello encierran a las humanas en cárceles (en algunos casos son cárceles más grandes denominándolas granjas ecológicas), y les hurgan en sus vaginas para inseminarlas artificialmente contra su voluntad con la intención de dejarlas embarazadas y que sus cuerpos generen secreciones mamarias (realmente es el alimento que toda madre mamífera genera para alimentar a sus hijos y hijas). Al nacer los hijos humanos son robados, apartándolos de sus madres (con el dolor emocional para las madres e hijos/as), para que no se beban la leche. Sus hijas se usan como esclavas, como ellas, y a sus hijos no los llevan a guarderías sino a otras cárceles, y a los pocos meses, cuando ya han engordado lo suficiente, son llevados al matadero para ser asesinados y vender sus cadáveres troceados (no olvidemos que la carne de ternera es carne de bebé de vaca). Imaginemos que mientras esto ocurría les ha estado robando día a día la leche a las madres humanas, succionándole los pechos contra su voluntad. Y cuando les queda poca leche las vuelven a inseminar para dejarlas otra vez embarazadas, volviendo a quitarles a sus hijos/as cuando nacen, volviendo a asesinar a sus bebés y volviendo a robarles la leche succionándole los pechos. Cuando el “dueño-propietario” considera que ya no le son rentables decide llevar a las madres al matadero, como hicieron con sus hijos/as, para quitarles la vida (cuando la fertilidad se va reduciendo). ¿Sería justo perjudicar a las personas humanas por el “capricho” de comerse sus cadáveres troceados o de beber sus secreciones mamarias?

¿Aceptaríamos que estos terceros seres encarcelaran y forzaran los embarazos de personas de la especie humana (para que nazcan más humanos), con la intención de hacer zapatos, bolsos, cinturones… con la piel arrancada a esas personas?

Imaginemos que las personas humanas son encarceladas y las hembras inseminadas contra su voluntad (para que nazcan más), con la intención de usarlas en nombre de la ciencia, sin haber dado su consentimiento explícito.
Todo esto en contra de su voluntad… ¿Qué sentiríamos si nos utilizaran como una herramienta de laboratorio, sin que quisiéramos, aunque eso beneficiara a los terceros seres?

¿Veríamos justo que, sin haber cometido delito alguno, nos encerraran en cárceles, como los zoológicos, acuarios, granjas... para podernos ver, tocar y acariciar?

Lo injusto no sería cómo se perjudicara a las personas humanas, ni el grado de perjuicio (mayor o menor), o si las celdas en que nos privaran de libertad fueran de 2 m2 ó de 2.000 m2, ni el trato recibido... lo injusto sería la privación de libertad, inseminar sin consentimiento explícito de la hembra, quitarle la vida a una persona, etc.

Debemos considerar nuestra actitud individual respecto a las demás personas con las que compartimos el planeta, respetando y considerando de la misma forma a cualquier otra persona, sin importar si es de otro género, raza, tamaño, especie, etc.

La empatía es fundamental, es decir, ponernos en el lugar de la otra persona, para ver lo que nuestros actos y actitudes pueden implicar para ella, de modo que deberíamos dejar de hacer, pedir, apoyar o fomentar aquello que no querríamos para nosotros/as, porque en caso contrario estaríamos actuando de modo injusto, convirtiendo como víctimas a otras personas que, objetivamente, merecen el mismo respeto y consideración que nosotros/as.

Por justicia debemos respetar los intereses de todas las personas, sin importar quién o cómo sean.
Por justicia debes dejar de ser racista, sexista, homófobo, especista...
Por justicia debes ser vegano/a.

Actividades

Julio 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
7
8
9
10
14
15
16
17
18
21
22
23
24
25
28
29
30
31

Facebook

revistas-DefensAnimal