Especismo

Especismo es la discriminación basada en la especie a la que pertenece una persona o un grupo de personas.

Esto conlleva que los intereses de las víctimas del especismo sean infravalorados respecto a los intereses de quienes aún son especistas.

En el especismo, el criterio arbitrario de la especie a la que pertenece una persona o un grupo de personas es lo que motiva que otra persona infravalore y no respete sus intereses, lo que refleja un paralelismo evidente con otras discriminaciones arbitrarias como, por ejemplo, el racismo (basado en la raza) o el sexismo (basado en el género).

Solemos encontrar dos tipos de especismo:

Especismo habitual o básico

Consiste en considerar inferiores a "todas" las personas que no pertenecen a la especie humana.

De este modo, se discrimina a todas las no humanas en bloque, y se las considera en un estatus inferior a las humanas, hasta el punto de que quienes aún son especistas no consideran personas a las que no pertenecen a la especie humana.

El especismo habitual o básico considera una jerarquía en la que las personas humanas están arriba y las no humanas abajo, considerando a las segundas inferiores respecto a las primeras.

Este tipo de especismo se basa en conceptos de base erróneos, que han sido inculcados y fomentados desde nuestra infancia.

Por ejemplo, desde que aprendimos a hablar y escribir nos enseñaron a utilizar la palabra "animales" al referirnos a los animales de otras especies, y "humanos" o "personas" al referirnos a los animales de la especie humana.
Y estas ideas erróneas se nos refuerzan constantemente en el lenguaje verbal y escrito que recibimos constantemente -a través de medios de comunicación, amigos/as, familia, sistema educativo, publicidad…-.

Es un error de base, porque “los humanos también somos animales, y los animales no humanos también son personas”. Lo correcto sería utilizar la expresión "los animales no humanos" al referirnos a los animales de otras especies, porque los animales de la especie humana también somos animales, y las expresiones "los demás animales", "el resto de animales" al referirnos a los demás animales, humanos o no, aparte de quien lo dice. Así mismo, deberíamos utilizar las expresiones “las personas no humanas” al referirnos a las personas de otras especies, y las expresiones “las demás personas” o “el resto de personas” al referirnos al resto de personas, humanas o no, con las que compartimos el planeta.

Especismo de preferencias

Consiste en considerar subcategorías de consideración dentro del grupo de las personas no humanas.

En este caso, todas las personas no humanas siguen siendo consideradas inferiores injustamente, pero hay diferentes consideraciones según quiénes o cómo sean :

  • para algunas de ellas se reclama protección para reducir su sufrimiento -es el caso de aquellas no humanas besables o acariciables, como perros, gatos, focas, visones, cerdos, ovejas…-.

  • otras, como los ratones, están en un nivel de consideración inferior, y en unos casos se reclama que sigan siendo usados en la ciencia pero de modo “compasivo” -para reducirles el sufrimiento, pero manteniendo la injusticia de usar a alguien que no ha dado su consentimiento explícito para ser usado-, y por otro lado, esas mismas personas compasivas asesinan a esas mismas personas si osan entrar en los hogares humanos y les resultan molestos -algo similar a la actitud incoherente de esa gente que se queja de que los humanos que viven en países del tercer mundo mueran de desnutrición y falta de recursos, pero que al mismo tiempo pide que se refuercen los controles en las fronteras para que no pasen a su país y evitar de ese modo que les “molesten” o les toque “repartir” los recursos que tenemos en el primer mundo-.

  • en un nivel inferior de consideración estarían las personas que viven en mares, ríos, estanques… como las sardinas, anchoas… Son víctimas que ni siquiera se cuantifican por unidades, sino que se habla de toneladas de personas asesinadas. ¿Nos imaginamos que al hablar de las víctimas del genocidio nazi se dijera que en los campos de exterminio se asesinaron X toneladas de judíos, de gitanos, de homosexuales... Cada una de las víctimas del racismo y la homofobia que fueron asesinadas en aquellos campos de exterminio eran personas únicas que merecían ser respetadas sin importar su etnia u orientación sexual, del mismo modo que las víctimas de los pescadores son personas únicas que merecen el mismo respeto y consideración sin importar su especie, tamaño o aspecto físico.

  • y en el nivel más bajo de todos estarían el 90% de las personas que habitan este planeta, los invertebrados.
    Son las más despreciadas de todas.
    Como víctimas de la alimentación especista estarían los crustáceos, los caracoles…, además de las víctimas de la ropa y complementos especistas que se hacen con seda que implica asesinar a los gusanos antes de que salgan de sus capullos -mucha gente no es consciente que hay muchísimos más gusanos asesinados que visones, zorros, focas, pero la mayoría se opone a los abrigos de pelo pero no a las prendas de seda-.
    En cuanto a la ciencia especista, la mayoría de las víctimas son invertebradas (moscas, cucarachas…).
    Y mayoritariamente son consideradas como “bichos” y “cosas que molestan y son desagradables”, además de “plagas” en la mayoría de los casos. Evidentemente no son cosas, son personas, que como nosotras quieren seguir viviendo en libertad sin que nadie les perjudique.
    El tamaño de una persona no debería implicar ser más o menos respetada, ya que en ese caso los humanos que miden más de 2 metros merecerían más respeto que los humanos que no midan más de 1’60.
    Por otro lado, el hecho de que alguien nos resulte molesto o desagradable no justifica que le quitemos la vida ni que le perjudiquemos de algún otro modo -hay muchos humanos que nos resultan molestos y desagradables, pero no por ellos los asesinamos-. Cuando alguien nos resulta molesto o no queremos estar junto a él o ella, lo ético es utilizar alternativas éticas, como pueden ser irnos de ese lugar, o intentar que se vaya la otra persona (ahuyentándola), pero desde luego no debemos quitarle la vida -como se hace con moscas, mosquitos, cucarachas, arañas…-.

Debemos darnos cuenta de que, objetivamente, no es justo considerar inferior a una persona en función de criterios arbitrarios como la especie a la que pertenece, o su tamaño o aspecto físico.

Debemos dejar de tener en cuenta aquello que nos diferencia a las personas (raza, sexo, tamaño, especie…) y debemos considerar lo que nos une, el hecho de que tengamos sistema nervioso y por tanto la capacidad de sentir emociones, sentimientos…

Este planeta lo estamos cohabitando cientos de miles de millones de personas -sardinas, ratones, humanos, mosquitos...-, y todas merecemos el mismo respeto y consideración sin importar quién o cómo seamos.y por ello debemos ser veganos/as, es decir, debemos tener una actitud, en nuestro día a día, a los intereses de las demás personas con las que compartimos el planeta, sin importar si son personas de nuestra especie o de otra, sin importar si son de otra raza, género, tamaño...

Actividades

Septiembre 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
8
9
10
11
12
15
16
17
18
19
22
23
24
25
26
29
30

Facebook

revistas-DefensAnimal